);

Qué es la Termografía

La Termografía es la manera más segura, confiable y rápida de detectar cualquier tipo de fallo a través la temperatura del objeto o sistema.

Todos los objetos eléctricos, electrónicos o mecánicos sufren alteraciones en su temperatura debido principalmente a malos funcionamientos, falsos contactos, altas fricciones, rozamientos etc; esta pérdida de calor no puede ser apreciada a simple vista por el ojo humano.

Los equipos termográficos, pueden captarlo perfectamente; lo mejor de esta técnica es que lo representa de una manera visual, rápida, sin el contacto físico que puede resultar peligroso y sin interferir con las labores habituales de su empresa.

Ventajas del diagnóstico termográfico

  • Es un método de análisis sin paradas en la producción y sin afectar al normal funcionamiento de la instalación.
  • No es necesario el contacto con el equipo, por lo que se reduce el riesgo de accidente.
  • Se determina exactamente el lugar de la anomalía. Por lo tanto, se reduce el tiempo de reparación.
  • Es un método rápido, que proporciona información muy precisa y de forma inmediata.
  • Se generan informes muy visuales y precisos mediante fotografías termográficas.
  • Es un método de análisis no destructivo

Qué incluye Nuestro Servicio

Las imágenes termográficas por sí mismas nos dicen más bien poco, ya que son solamente imágenes en dos dimensiones de la distribución superficial de temperaturas de los cuerpos analizados. Es necesario un posterior análisis de esas imágenes por parte de un termógrafo cualificado, unido a unos conocimientos técnicos y/o experiencia en el campo en el que se esté trabajando. De esta manera se podrán extraer conclusiones útiles para el cliente.

El cliente recibirá un informe completo con imágenes termográficas que le servirá como herramienta para la toma de medidas correctivas. Le ayudará a localizar el origen de los problemas y a solucionarlos, evitando en muchas ocasiones males mayores.

Preguntas y Contactos